Notas de prensaCategoría3 minuto(s) de lectura

Siete formas de ayudar a las empresas a maximizar sus datos para ofrecer innovación con un enfoque multicloud

A nuestro alrededor se producen innovaciones asombrosas, pero no ocurren de forma constante. Las empresas quieren innovar y adelantarse a los demás, pero muchas de ellas luchan por convertir sus ideas en productos y servicios tangibles y de gran impacto a gran velocidad. A esto lo llamamos "brecha entre innovación y ejecución", y es algo que sigue poniendo a prueba a la mayoría de las organizaciones. Nuestro estudio ha revelado que el 70% de las empresas tienen dificultades para aprovechar el valor de sus datos, lo que afecta directamente a su capacidad para innovar.

Las organizaciones que buscan hacer un mejor uso de sus datos para cerrar la brecha entre el origen de las ideas y su entrega al mercado deben dirigir su atención al cloud. De hecho, en una era en la que la mayoría de las grandes empresas gestionan varias clouds, una estrategia multicloud debe convertirse en el modelo de facto para las empresas digitales. Una forma en la que las organizaciones puedan administrar y utilizar sus datos de forma más eficaz cuando las cargas de trabajo están más distribuidas que nunca.

He aquí siete formas en las que el enfoque multicloud puede ayudar a cerrar la brecha entre innovación y ejecución, ayudando a las empresas a mover, almacenar, utilizar y, por tanto, capitalizar sus datos, estén donde estén:

  1. Tiempo de amortización: La naturaleza de los negocios en la actualidad exige la disponibilidad fácil e inmediata de las cargas de trabajo en todas las nubes. Quedar atrapado en un contrato de varios años con un proveedor de servicios en la nube y no consumir los recursos de la manera prevista perjudica la capacidad de avanzar con rapidez. En su lugar, las organizaciones deben poder consumir los recursos de nube a un ritmo adecuado para cumplir con su compromiso de gasto, evitando los desembolsos inútiles y pudiendo aprovechar los conjuntos de datos requeridos cuando sea necesario.
  • Agilidad: Como parte de esa libertad de elección, las organizaciones deben poder mover con facilidad y rapidez sus aplicaciones, tanto nuevas como preexistentes, a una nube, con refactorización nula o mínima. Los requisitos y los servicios están en constante evolución, por lo que la infraestructura multicloud de la empresa debe poder evolucionar también. Así, se reduce también la fricción por migración de datos, permitiendo la agilidad necesaria para acceder a los datos y usarlos de manera flexible y rápida.
  • Facilidad de gestión: Cuando los clientes adoptan el modelo multicloud, descubren que la mayor diversidad de opciones puede traer aparejado un importante aumento de la complejidad. Las empresas que emprenden este camino hacia la multicloud deben pasar de ser “cloud-first”, donde el foco está puesto en el desarrollo de aplicaciones dirigidas al cliente en una sola nube, a ser “cloud-smart”, donde se tiene la libertad de elegir los mejores entornos de nube para las aplicaciones, con una gestión coherente de la seguridad y el control, y un uso rentable de nubes públicas y privadas.
  • Seguridad: La seguridad es una prioridad fundamental en el mundo empresarial. Es fundamental poder monitorizar la seguridad, y detectar y resolver problemas en distintas nubes con un enfoque proactivo. Debería incorporarse a las plataformas usadas por las organizaciones, de forma que se garantice que las actualizaciones se produzcan a tiempo, con el soporte necesario minimizar las interrupciones en caso de ataques. Esto está directamente relacionado con la disponibilidad y la resiliencia requeridas para una gestión eficaz de los datos, en distintas cargas de trabajo y en todo momento.
  • Soberanía: Las organizaciones que aprovechan al máximo las ventajas competitivas de utilizar multiclouds para gestionar sus datos están viendo los beneficios en toda la empresa. Sin embargo, para lograr el éxito, deben ser capaces de tomar el control de dónde residen sus datos, sin comprometer la soberanía o el cumplimiento, y la elección de los proveedores para gestionarlos. Tener acceso a una nube soberana permite contar con las garantías necesarias respecto de las exigencias normativas, lo que abre una cantidad de posibilidades de innovación para sectores enteros que antes no tenían acceso a servicios en la nube.
  • Libertad de elección: Las organizaciones no quieren tener que planificar toda la transformación de nube por adelantado. Quieren tener la libertad de adaptarse a medida que cambien sus necesidades de negocios. Eso implica tener la libertad de hacer ajustes en la utilización de los datos a medida que sea necesario, en lugar de tener que ceder en la toma decisiones por estar atrapado en una única nube. Una verdadera estrategia multicloud permite a las empresas incorporar la combinación perfecta de entornos de nube locales, públicos, privados y de perímetro.
  • A prueba de futuro: Nadie sabe a ciencia cierta qué innovaciones traerá el futuro, ni siquiera a dos o tres años vista. Las empresas deben tener la agilidad suficiente para responder a las oportunidades de evolución y los nuevos retos. Con una plataforma multicloud estarán preparadas para adaptar cada parte de la organización según sea necesario, incluidas las capacidades de gestión de datos e infraestructura, y contar con esas mismas capacidades.

Al implementar un enfoque multicloud, las organizaciones pueden dotarse de las bases necesarias para hacer un mejor uso de sus datos y, en última instancia, cerrar la brecha entre innovación y ejecución.